Asegurando mi destino (semana 1)

Porildomard

Asegurando mi destino (semana 1)

Cielo o infierno
¿Dónde pasarás la eternidad?

Juan 14:1-3
1 No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. 2 En la casa de mi
Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar
lugar para vosotros. 3

Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a
mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

Lucas 12:4-5
4 Más os digo, amigos míos: No temáis a los que matan el cuerpo, y después nada más
pueden hacer. 5

Pero os enseñaré a quién debéis temer: Temed a aquel que después de
haber quitado la vida, tiene poder de echar en el infierno; sí, os digo, a éste temed.
Introducción: En el primer pasaje Jesús consoló con una palabra el corazón de los
discípulos, pues percibió que ellos se sentían huérfanos y turbados en sus corazones, y les
dió una palabra de esperanza, de que un día estarían todos reunidos con él en la casa de su
Padre, como una gran familia.
En el segundo pasaje, hizo una amonestación muy fuerte de que debemos temer a Dios
pues él es el que tiene el poder de quitar la vida y echarla en el infierno. La Biblia dice en
Hebreos 9:27 “de manera que está establecido para los hombres que mueran una sola
vez y después de esto el juicio”. Eso nos enseña que está descartada la reencarnación, el
purgatorio u otra forma de salvación. El tiempo y la hora de garantizar la vida eterna en
Dios es mientras estamos aquí en la tierra. Hay personas que desconocen la realidad del
cielo y del infierno, algunos dicen “tales cosas no existen”, “es un invento de las religiones
para infundir temor en los hombres”, otros dicen que el infierno es aquí mismo en la tierra.
Sin embargo, una actitud de negación no cambiará la realidad de este tema.
Hay tres versiones del griego para la palabra cielo:

1. Auronos: se refiere al cielo visible de nubes, el “firmamento”
2. Eporaneos: se refiere al cielo de astros, estrellas y planetas.
3. Mesoraneos: se refiere al cielo paraíso. Jesús dijo al ladrón en la cruz, hoy mismo
estarás conmigo en el paraíso.

Hay cuatro versiones para la palabra infierno:

1. Sheol: nombre en hebreo que significa “lugar de los muertos”.
2. Hades: nombre en griego que también significa “lugar de los muertos”.
3. Tártaro: nombre en griego que significa “abismo”, lugar en donde los ángeles que
pecaron fueron aprisionados. El abismo, también será el lugar donde Satanás será
atado por mil años.
4. Gehenna: nombre en griego que se refiere al “lago de fuego y azufre” destino
eterno para los pecadores no arrepentidos.
El infierno es un lugar muy real, la Biblia lo confirma. Creer en que no existe el infierno o
el cielo es un auto engaño que no cambiará la realidad Bíblica.
¿Te has preguntado alguna vez Por qué Jesús habló más del infierno que del cielo?
Debe llamarnos la atención la importancia que Jesús le dio al tema infierno. La palabra
“Gehenna”. Es usada 12 veces en el Nuevo Testamento, y siempre aparece con la
traducción “infierno”. Todas fueron usadas por Cristo. Sheol aparece 65 veces en el
Antiguo Testamento. La importancia que Jesús le dio al hablar de este tema debe
convencernos que es un sitio real.

¿Cómo describe Jesús el infierno?
a. Como un lugar de sufrimiento, preparado para el diablo y sus ángeles.
“entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego
eterno preparado para el diablo y sus Ángeles” (Mateo 25:41).
b. Como un lugar de tormento eterno. “Y en el hades alzó sus ojos, estando en
tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a lázaro en su seno” (Lucas 16:23).
c. Como un lugar de tinieblas, en donde hay lloro y crujir de dientes. “Más los
hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de
dientes” (Mateo 8:12).
d. Un lugar donde todos los que van para allá no tendrán una segunda
oportunidad, pedirán misericordia, pero no la hallarán.

¿Cuáles son las características del infierno?
Conforme a las escrituras, es un lugar real y no simbólico, es un lugar de castigo eterno, de
lloro y crujir de dientes, donde el fuego nunca se apaga y el sufrimiento será eterno.

¿Qué hacer para librarse de ir a ese lugar tenebroso?
a. Reconocer que eres un pecador. (Romanos 3:23); “por cuanto todos pecaron, y
están destituidos de la gloria de Dios”.
b. Confesarlo con tu boca que Jesucristo es el salvador. Romanos 10:9 “que si
confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le
levantó de los muertos serás salvos”.
c. Reconocer que no es a causa de tus buenas obras, sino por la gracia de Dios.
Efesios 2:8-9 “porque por la gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de
vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe”.

¿Es el Cielo un lugar real? Vamos a destacar algunas de las verdades del Cielo reveladas
en las Escrituras:
1. Si es un lugar real, El Cielo es la casa de nuestro padre celestial. Juan 14:1-2c
“No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi
padre muchas moradas hay.
2. Es un lugar indescriptible con palabras humanas. El apóstol Pablo fue
arrebatado al paraíso el “oyó palabras inefables que no le es dado al hombre
expresar” 2 Corintios 12:4. El Cielo ciertamente está entre aquellas cosas que él
describió en otra parte como “cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido al
corazón de hombre” (1 Corintios 2:9).
3. El Cielo paraíso es el destino inmediato, después de la muerte para los que se
arrepienten. Al ladrón en la cruz Jesús le dijo: “Hoy estarás conmigo en el paraíso”
(Lucas 23:43).

Características de la vida en cielo. Según la Biblia el Cielo es un lugar Real y no
simbólico en donde no habrá: muerte, enfermedades, hambre, ni ninguna necesidad. Donde
todas las cosas malas y afanes de la vida pasaron, ahora es solo disfrutar de la eternidad en
gozo paz y alegría. Dios mismo secará toda lagrima de nuestros ojos, el será nuestro Padre
y nosotros seremos sus hijos, tendremos vida eterna en gozo, paz y alegría, los que tengan
la felicidad de ir a este lugar vivirán eternamente y para siempre.
Conclusión: No se puede evadir ni obviar uno de estos lugares. La elección de tu eternidad
la haces mientras estas vivo y en pleno juicio. Mucha gente vive postergando su decisión de
asegurar la vida eterna e infelizmente muere de manera trágica e inesperada y va a una
eternidad sin Dios sin paz y sin salvación. Debes estar preparados hoy, porque el día de
mañana no nos pertenece. Cada quien debe tomar su propia decisión. ¿Cielo o infierno,
dónde decides pasar tu eternidad?

DECISIÓN: YO DECIDO QUE EL CIELO ES EL LUGAR DONDE PASARÉ LA
ETERNIDAD, POR LO TANTO YO CONFIESO QUE JESÚS ES MI SEÑOR Y MI
SALVADOR PERSONAL.

About the author

ildomard administrator

Deja un comentario