Monthly Archive septiembre 2017

Porildomard

Asegurando mi destino (semana 4)

Vida Eterna o Muerte Eterna
¿Cuál es tu elección?

Juan 5:24
“De cierto de cierto os digo; el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida
eterna; y no vendrá a condenación mas ha pasado de muerte a vida”.

Introducción: El ser humano se ha preguntado en algún momento de su existencia, “¿qué
ocurrirá cuando concluya el ciclo de la vida en la tierra? ¿Acaso aquí termina todo? ¿Hay
vida más allá de la muerte? ¿Dónde pasaré la eternidad?”, son interrogantes a las cuales
muchas veces no se encuentra una respuesta satisfactoria. Los testigos de Jehová dicen que
al morir se acaba todo, te quedas en el completo olvido. Por otra parte, el budismo, el
hinduismo, creen en la reencarnación, enseñan que las personas al morir reencarnarán
hasta llegar a un nivel superior. Y el ateísmo, enseña que no hay cielo ni infierno. Sin duda,
hay muchos interrogantes. ¿Pero que dice la Biblia a cerca de este asunto?
 Hebreos 9:27 “Y de la manera que está establecido para los hombres que
mueran una sola vez, y después de esto el juicio”.
 Jesús cuando estaba en la cruz y el ladrón arrepentido clamó por misericordia
y perdón y simplemente dijo: hoy mismo estarás conmigo en el paraíso. Jesús
aquí aseguró al ladrón arrepentido la salvación de su alma. (Lucas 23:39-43).
¿Muerte eterna y vida eterna ¿cuál es tu elección? La palabra muerte significa
“separación”, cuando una persona muere, inmediatamente ocurre una separación. El
espíritu y el alma abandonan el cuerpo. Esto es traducido como muerte.
Hay tres clases de Muerte:
1. Muerte Espiritual. Es estar vivo para el mundo pero muerto para Dios, en otras
palabras, no tener consciencia del mundo espiritual, vivir a las espaldas de Dios.
2. Muerte Física. Es el fin de la existencia de una persona en el plano físico.
3. Muerte Eterna. Es una eterna separación de Dios. La consecuencia de la muerte
espiritual y de la muerte física es la muerte eterna o una vida eternamente separada
de Dios en el sufrimiento, por eso se llama muerte y no vida.
Hay tres clases de Vida:

1. Vida Física. Es el inicio de todo aquí en la tierra, comienza en el vientre de la mujer,
luego de 9 meses sucede el alumbramiento, es la vida física.
2. Vida Espiritual. Inicia cuando alguien acepta a Cristo y ocurre el nuevo nacimiento,
a partir de este momento la persona pasa a tener consciencia de las cosas
espirituales.
3. Vida Eterna. Inicia cuando se termina la vida en la tierra. Aquellos que confesaron a
Cristo como su Señor y Salvador personal mientras estaban vivos, pasan de muerte
a vida eterna. En otras palabras, van a la presencia de Dios.
Requisitos para la Vida Eterna:
1. Confesar a Jesús como Señor y Salvador. Romanos 10:9-10 “que si confesares
con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de
los muertos, serás salvo; porque con el corazón se cree para justicia, pero con la
boca se confiesa para salvación”.
2. Nascer de nuevo conforme a lo que le dijo Jesús a Nicodemo. Juan 3:5
“respondió Jesús: “de cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del
espíritu, no puede entrar en el reino de Dios”.
3. Perseverar hasta el final de sus días sirviendo a Dios.
¿Cuál es tu Elección? Elegir la vida, demanda una acción de nuestra parte, demanda vivir
para Dios siguiendo sus mandamientos, elegir la muerte es andar a las espaldas de Dios,
rebelarse en contra de su voluntad y andar en sus propios caminos. Proverbios 15:24 “el
camino de la vida es hacia arriba al entendido, para apartarse del Seol abajo”.
¿Cuándo inicia la Muerte Eterna y la Vida Eterna?
La muerte eterna. Comienza después de la muerte física y de la sentencia del juicio
final; Dios dirá “Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno…” (Mateo 25:41).
La vida eterna. Comienza luego de la resurrección de los muertos y del
arrebatamiento de la iglesia en la segunda venida de Cristo (1 corintios 15:51-54).
Conclusión: El fin de todos los mortales es estar eternamente con Dios o eternamente sin
Dios. Esa decisión debe ser tomada mientras estas vivo, pues después de la muerte ya no
hay más posibilidades de cambio. Te aconsejo hoy a que elijas la vida siguiendo a Dios y
amando su palabra.

DECISIÓN: YO DECIDO ABRAZAR LA VIDA ETERNA EN CRISTO JESÚS MI
SEÑOR Y MI SALVADOR.

Porildomard

Asegurando mi destino (semana 3)

Bendición o maldición
¿Qué escogerás?

Deuteronomio 30:19
“A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante
la vida, y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues la vida, para que vivas tú y

tu descendencia”.

Introducción: Según el texto leído, vemos que el mismo Dios reta al pueblo a que escojan
entre la vida y la muerte, entre la bendición y la maldición y Dios mismo aconseja al pueblo
a que elijan la vida y la bendición. Elegir la vida y la bendición es escoger vivir amando a
Jehová, atendiendo su voz y siguiéndole a él; esa decisión traerá una prolongación de días
en la tierra y una descendencia próspera.

¿Qué significa la palabra Bendición?
Los cristianos tenemos la costumbre de decirnos “Dios te bendiga” o simplemente
“¡Bendiciones!”. Pero la mayoría de las veces desconocemos la profundidad de lo que
decimos y tal vez ni siquiera sepamos el significado de la palabra “bendición”. La Palabra
“Bendición” tiene dos aspectos debido a que la encontramos en el Antiguo Testamento
como “Berakah” en hebreo y en el Nuevo Testamento como “Eulogeo” en griego.
 Berakah se traduce como: Transferir el poder o favor de Dios mediante la
imposición de manos.
 Eulogeo (elogiar) se traduce como: Hablar bien de alguien.
Bendecir tiene que ver con “bien decir”, así como maldecir viene de “mal decir” o
hablar mal de alguien.

Hay cuatro tipos de Bendición

1. La Bendición declarada por el propio Dios. Deuteronomio 28:3-6 “Bendito serás
tú en la ciudad, y bendito tú en el campo. Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de
tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas,
benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar, bendito será en tu entrar, y bendito
en tu salir”.

2. Bendición declarada por el pueblo hacia Dios.
Salmos 103: 1-2 “Bendice, alma mía, a Jehová, y bendiga todo mi ser su santo nombre.
Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios”. Bendecir a Dios es

proclamar sus atributos, virtudes y proezas, como por ejemplo decir: ¡Tú eres Santo,
precioso, no hay Dios como Tú, eres Excelso, Todopoderoso.

3. Bendición declarada hacia objetos una casa, un carro, un negocio. Es un acto
de fe basado en los principios de Dios, que nos manda a bendecir y a no maldecir.
Lo que significa que bendecir tu carro tu casa, tu trabajo, tu país, implica que
proclames que te va ir bien que alcanzaras el éxito en lo que emprendas.

4. La Bendición a través de la imposición de manos. Es cuando una autoridad
puesta por Dios bendice a otra persona, por transferencia espiritual a través de la
imposición de manos. Pastores, padres, personas que ejerzan autoridad espiritual.
Cuando un padre reconoces las virtudes de sus hijos diciendo “Hijo, eres tan cariñoso,
esforzado, inteligente, lo estás bendiciendo.

Génesis 27:27-28 “Y Jacob se acercó, y le besó; y olió Isaac el olor de sus vestidos, y le
bendijo, diciendo: mira el olor de mi hijo, como el olor del campo que Jehová ha
bendecido. Dios pues te dé del rocío del cielo, y de la grosuras de la tierra, y
abundancia de trigo y de mosto”.

¿Qué significa la palabra maldición?
La palabra maldición en los idiomas occidentales significa desear un mal de cualquier
tipo o hablar mal de alguien. Sin embargo, la palabra maldición en el hebreo bíblico,
emplea tres palabras principales para maldecir:
“Ctláh”, “tirar” y “quil-lél”, estas tres palabra refleja las diversas realidades sociales
tales como: problema financieros, sequia, enfermedades, esterilidad, aborto, estas eran
vistas como maldiciones. En el griego del Nuevo Testamento, se emplea sobre todo el
término “anatema” para expresar la idea de maldición. El uso principal de “anatema”
equivale al de maldición, en el sentido de: condenado, excomulgado de una comunidad
religiosa, separado como un hereje.

Hay cinco tipos de maldiciones:

1. Maldición proferida por Dios. Dios dijo a Adán “maldita será la tierra por tu
causa”.

2. Maldición proferida por siervos de Dios. Josué enunció una maldición al hombre
que reconstruyera la ciudad de Jericó. Josué 6:26 “maldito delante de Jehová el
hombre que reedificare esta ciudad de Jericó. Sobre su primogénito eche los
cimientos y sobre su hijo menor asiente sus puertas”. Y en 1 Reyes 16:34 dice que
Hiel, un hombre de Betel, reconstruyó Jericó. Poner los cimientos le costó la vida a

su hijo mayor, Abiram; terminar la obra y colocar las puertas le costó la vida a su
hijo menor, Segub. Ocurrió la maldición pronunciada por Josué.

3. Maldición auto proferida. Es cuando yo mismo me maldigo, puede ser consciente
o inconscientemente. Podemos maldecirnos hasta con palabras que parecen
inofensivas, por ejemplo: “que bruto soy, no sirvo para nada” Proverbios 6:2 “te
has enlazado con los dichos de tus labios”

4. Maldición proferida por siervos de Satanás. Proverbios 26:2 “como el gorrión
en su vagar y como la golondrina en su vuelo, así la maldición nunca vendrá sin
causa”. Los brujos, hechiceros pueden lanzar conjuros o brujería, pero si no hay
causa no prosperará.

5. Maldición de Aor o maldición en los aires. Éste es el nombre de un tipo de
maldición que opera en el mundo espiritual, en los aires, de una ciudad o de un Pais,
Es una fuerza poderosa que causa que alguien sea privado del don de ver la verdad.
Es una maldición que ciega a una persona espiritualmente, de tal forma, que cuando
lee las Escrituras, no la entiende correctamente. Cuando escucha un consejo no
lograr entender, Cuando esta maldición opera en una persona, familia, institución,
no deja ver con claridad el mensaje de la Palabra, provocando que las Escrituras
sean torcidas o mal interpretadas e impide percibir la riqueza de la Biblia, por lo
tanto, estas personas alcanzadas por Aor, tienen ojos pero no ven, tienen oídos pero
no oyen.

Conclusión: La bendición es algo activo, debo proclamar, creer, reclamar, recibir. La
maldición es algo que te puede caer si te omites de hacer lo correcto, si asumes una postura
pasiva, un pecado no confesado y darle las espaldas a Dios y a sus principios. Si eliges la
bendición, la regla básica es amar a Dios, oír su voz y seguir sus mandamientos. ¿Qué
escogerás ¿la bendición o la maldición?,

DECISIÓN: YO DECIDO VIVIR BAJO LA BENDICIÓN DE DIOS TODOS LOS
DÍAS DE MI VIDA. Y CAMINARÉ BAJO LOS CIELOS ABIERTOS.

Porildomard

Asegurando mi destino (semana 2)

A quién eliges servir
¿A Dios o al diablo?

Josué 24:15
“Si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quien sirváis; si a los dioses a quienes
sirvieron vuestros padres cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los
amorreos en cuya a tierra habitáis, pero yo y mi casa serviremos a Jehová”.
1 Reyes 18:21
“Y acercándose Elías a todo el pueblo, dijo ¿hasta cuándo claudicaréis vosotros entre
dos pensamientos? Si Jehová es Dios, seguidle; y si Baal, id en pos de él. Y el pueblo no

respondió palabra”.

Introducción: En estos dos pasajes encontramos un llamado de atención al pueblo, para
decidir a quién irán a servir, si a Dios o a los ídolos. Josué estaba viendo la dualidad en el
pueblo, los desafió a decidir si servir a Dios o no. En el monte Carmelo en un tiempo en
donde colectivamente la nación había dado las espaldas a Dios y se había ido con los dioses
falsos, Elías retó allí al pueblo a decidir a quién servirían, si a Dios o al dios falso Baal. La
palabra clave de estos dos pasajes es “ejercer el poder de decisión”. Diariamente tenemos
que decidir: la ropa que usar, la comida que comer, si salir o no, pero el consejo de Dios es
que decidas bien.
¿Por qué servir a Dios? Porque él es el único Todopoderoso. Arriba en los cielos y abajo
en la tierra no hay nadie que se pueda comparar a él. Él es el único que tiene tres atributos
que nadie más los tiene, son:
 Omnipotencia, Él es el único que tiene todo poder arribar en los cielos y abajo en
la tierra y en todas las dimensiones de su creación
 Omnipresencia, El es el único que puede estar presente en todos los lugares al
mismo tiempo sin necesidad de salir de su trono.
 Omnisciencia, Él es el único que conoce todas las cosas, nada se puede ocultar de
sus ojos.
El es creador del universo, todo lo que hay fue creado por él. Él es un Dios Soberano,
Su carácter es benigno, justo, amoroso, verdadero, bueno y misericordioso. Y sobre
todas las cosas él nos ama. Él es la personificación del Amor verdadero.

¿Por qué no servir al diablo? El nombre diablo quiere decir calumniador, acusador,
también es conocido por otros nombres tales como: Satanás, leviatán, Belzebu, príncipe de
los demonios, antigua serpiente, Lucifer, Belial, Apolion; estos nombres están relacionados
con su carácter maligno: usurpador, padre de la mentira, engañador; en fin, él es el
adversario de Dios y de su creación. Jesús dijo que el ladrón vino para hurtar matar y
destruir y eso se puede referir al diablo. El acusó la fe verdadera de Job delante de Dios.
Job 1:8-9 “y Jehová dijo a Satanás has considerado mi siervo Job que no hay nadie en la
tierra como él, varón perfecto, y recto y temeroso de Dios y apartado del mal,
respondiendo Satanás a Jehová, dijo: ¿acaso teme Job a Dios de balde?
¿Tiene el diablo más poder que Dios? La respuesta es obvia, claro que no. Él tiene un
poder limitado, el solo puede actuar cuando le damos derecho legal, o por un permiso de
Dios para algún propósito. Él no puede estar presente en todos los lugares al mismo tiempo,
pues no es omnipresente, él es inteligente y conoce los secretos de los hombres, incluso los
puede seducir y engañar, pero no es omnisciente. Él fue llamado por Jesús de padre de la
mentira, dios de este siglo, príncipe de las tinieblas. Satanás no tiene una identidad propia,
él es un imitador, dice la Biblia que el se disfraza como ángel de luz para engañar a los
escogidos de Dios.
A quién eliges servir ¿a Dios o al diablo?

 Recompensas para los que eligen servir a Dios:

1. Vida eterna: Jesús dijo que los que creen él, no morirán, sino que pasarán de muerte
a vida. Juan 5:24 “de cierto, de cierto os digo: el que oye mi palabra, y cree al que
me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a
vida”.

2. Protección angelical: Salmos 34:7 “el ángel de Jehová acampa alrededor de los que
les teme y los defiende”. Los que son de Dios el maligno no les toca.

3. Prosperidad integral: Juan 10:10 “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y
destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”. 3
Juan 1:2 “2 Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que
tengas salud, así como prospera tu alma”. Los que sirven a Dios serán tratados como
alguien muy valioso.
Malaquías 3:16-18 “entonces los que temían a Jehová hablaron cada uno a su
compañero; y Jehová escuchó y oyó, y fue escrito libro de memoria delante de él
para los que temen a Jehová, y para los que piensan en su nombre y serán para mi
especial tesoro, ha dicho Jehová de los ejércitos, en el día en que yo actué; y los
perdonaré, como el hombre que perdona a su hijo que le sirve. Entonces os
volveréis, y discerniréis la diferencia entre el justo y el malo, entre el que sirve a
Dios y el que no sirve.”

 Consecuencias para los que eligen servir al diablo:

1. Muerte eterna: Mateo 25:41 “Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos
de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles”. En otras
palabras, es estar en la eternidad separados de Dios. Todo aquel que decide servir al
diablo aquí en la tierra tendrá como recompensa estar eternamente en su compañía.
Esto no se llama vida sino muerte eterna.

2. Vivir deprimido, con tristeza profunda: Salmos 107:19 “Pero clamaron a Jehová
en su angustia, y los libró de sus aflicciones”. Muchos de los servidores del diablo
alcanzan fama humana, dinero y se dan todos los placeres de la vida, pero viven
vacíos y muchos de ellos se quitan la vida. Pues luego de todo que han logrado el
diablo les pasa factura, los ata a los vicios, los lleva a perder a su familia y a veces
aunque están rodeados de personas, se sienten solitarios.

3. Vivir en esclavitud: muchos de los que sirven al diablo son considerados caballos,
los que son brujos, espiritistas, reciben en su cuerpo espíritus malignos, para poder
actuar. Otros viven atados en los yugos de las drogas y vicios y no se pueden
liberar. Jesús dijo que los que hacen pecados esclavos del pecado son. “Así que, si
el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres” Juan 8:36.

Conclusión: Servir a Dios demanda un camino de sacrificio, renuncia, guerras, problemas,
aflicciones. Pero su final será de bendición, victoria y vida eterna. Servir al Diablo
aparentemente es bueno, serás aplaudido, conquistarás fama, dinero y disfrutarás de los
placeres de la vida, pero el final iras a una eternidad sin Dios sin paz y sin salvación.
DECISIÓN: YO DECIDO SERVIR A DIOS CON TODO MI CORAZÓN, CON LO
QUE SOY Y TODO LO QUE TENGO, TODOS LOS DÍAS DE MI VIDA. AMEN

Porildomard

Asegurando mi destino (semana 1)

Cielo o infierno
¿Dónde pasarás la eternidad?

Juan 14:1-3
1 No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. 2 En la casa de mi
Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar
lugar para vosotros. 3

Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a
mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

Lucas 12:4-5
4 Más os digo, amigos míos: No temáis a los que matan el cuerpo, y después nada más
pueden hacer. 5

Pero os enseñaré a quién debéis temer: Temed a aquel que después de
haber quitado la vida, tiene poder de echar en el infierno; sí, os digo, a éste temed.
Introducción: En el primer pasaje Jesús consoló con una palabra el corazón de los
discípulos, pues percibió que ellos se sentían huérfanos y turbados en sus corazones, y les
dió una palabra de esperanza, de que un día estarían todos reunidos con él en la casa de su
Padre, como una gran familia.
En el segundo pasaje, hizo una amonestación muy fuerte de que debemos temer a Dios
pues él es el que tiene el poder de quitar la vida y echarla en el infierno. La Biblia dice en
Hebreos 9:27 “de manera que está establecido para los hombres que mueran una sola
vez y después de esto el juicio”. Eso nos enseña que está descartada la reencarnación, el
purgatorio u otra forma de salvación. El tiempo y la hora de garantizar la vida eterna en
Dios es mientras estamos aquí en la tierra. Hay personas que desconocen la realidad del
cielo y del infierno, algunos dicen “tales cosas no existen”, “es un invento de las religiones
para infundir temor en los hombres”, otros dicen que el infierno es aquí mismo en la tierra.
Sin embargo, una actitud de negación no cambiará la realidad de este tema.
Hay tres versiones del griego para la palabra cielo:

1. Auronos: se refiere al cielo visible de nubes, el “firmamento”
2. Eporaneos: se refiere al cielo de astros, estrellas y planetas.
3. Mesoraneos: se refiere al cielo paraíso. Jesús dijo al ladrón en la cruz, hoy mismo
estarás conmigo en el paraíso.

Hay cuatro versiones para la palabra infierno:

1. Sheol: nombre en hebreo que significa “lugar de los muertos”.
2. Hades: nombre en griego que también significa “lugar de los muertos”.
3. Tártaro: nombre en griego que significa “abismo”, lugar en donde los ángeles que
pecaron fueron aprisionados. El abismo, también será el lugar donde Satanás será
atado por mil años.
4. Gehenna: nombre en griego que se refiere al “lago de fuego y azufre” destino
eterno para los pecadores no arrepentidos.
El infierno es un lugar muy real, la Biblia lo confirma. Creer en que no existe el infierno o
el cielo es un auto engaño que no cambiará la realidad Bíblica.
¿Te has preguntado alguna vez Por qué Jesús habló más del infierno que del cielo?
Debe llamarnos la atención la importancia que Jesús le dio al tema infierno. La palabra
“Gehenna”. Es usada 12 veces en el Nuevo Testamento, y siempre aparece con la
traducción “infierno”. Todas fueron usadas por Cristo. Sheol aparece 65 veces en el
Antiguo Testamento. La importancia que Jesús le dio al hablar de este tema debe
convencernos que es un sitio real.

¿Cómo describe Jesús el infierno?
a. Como un lugar de sufrimiento, preparado para el diablo y sus ángeles.
“entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego
eterno preparado para el diablo y sus Ángeles” (Mateo 25:41).
b. Como un lugar de tormento eterno. “Y en el hades alzó sus ojos, estando en
tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a lázaro en su seno” (Lucas 16:23).
c. Como un lugar de tinieblas, en donde hay lloro y crujir de dientes. “Más los
hijos del reino serán echados a las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de
dientes” (Mateo 8:12).
d. Un lugar donde todos los que van para allá no tendrán una segunda
oportunidad, pedirán misericordia, pero no la hallarán.

¿Cuáles son las características del infierno?
Conforme a las escrituras, es un lugar real y no simbólico, es un lugar de castigo eterno, de
lloro y crujir de dientes, donde el fuego nunca se apaga y el sufrimiento será eterno.

¿Qué hacer para librarse de ir a ese lugar tenebroso?
a. Reconocer que eres un pecador. (Romanos 3:23); “por cuanto todos pecaron, y
están destituidos de la gloria de Dios”.
b. Confesarlo con tu boca que Jesucristo es el salvador. Romanos 10:9 “que si
confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le
levantó de los muertos serás salvos”.
c. Reconocer que no es a causa de tus buenas obras, sino por la gracia de Dios.
Efesios 2:8-9 “porque por la gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de
vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe”.

¿Es el Cielo un lugar real? Vamos a destacar algunas de las verdades del Cielo reveladas
en las Escrituras:
1. Si es un lugar real, El Cielo es la casa de nuestro padre celestial. Juan 14:1-2c
“No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi
padre muchas moradas hay.
2. Es un lugar indescriptible con palabras humanas. El apóstol Pablo fue
arrebatado al paraíso el “oyó palabras inefables que no le es dado al hombre
expresar” 2 Corintios 12:4. El Cielo ciertamente está entre aquellas cosas que él
describió en otra parte como “cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido al
corazón de hombre” (1 Corintios 2:9).
3. El Cielo paraíso es el destino inmediato, después de la muerte para los que se
arrepienten. Al ladrón en la cruz Jesús le dijo: “Hoy estarás conmigo en el paraíso”
(Lucas 23:43).

Características de la vida en cielo. Según la Biblia el Cielo es un lugar Real y no
simbólico en donde no habrá: muerte, enfermedades, hambre, ni ninguna necesidad. Donde
todas las cosas malas y afanes de la vida pasaron, ahora es solo disfrutar de la eternidad en
gozo paz y alegría. Dios mismo secará toda lagrima de nuestros ojos, el será nuestro Padre
y nosotros seremos sus hijos, tendremos vida eterna en gozo, paz y alegría, los que tengan
la felicidad de ir a este lugar vivirán eternamente y para siempre.
Conclusión: No se puede evadir ni obviar uno de estos lugares. La elección de tu eternidad
la haces mientras estas vivo y en pleno juicio. Mucha gente vive postergando su decisión de
asegurar la vida eterna e infelizmente muere de manera trágica e inesperada y va a una
eternidad sin Dios sin paz y sin salvación. Debes estar preparados hoy, porque el día de
mañana no nos pertenece. Cada quien debe tomar su propia decisión. ¿Cielo o infierno,
dónde decides pasar tu eternidad?

DECISIÓN: YO DECIDO QUE EL CIELO ES EL LUGAR DONDE PASARÉ LA
ETERNIDAD, POR LO TANTO YO CONFIESO QUE JESÚS ES MI SEÑOR Y MI
SALVADOR PERSONAL.

Porildomard

Encuentro con Jesús (semana 7)

EXCUSAS PARA NO SEGUIR A CRISTO

“Pero todos a una comenzaron a excusarse. El primero dijo he
comprado una hacienda y necesito ir a verla. Te ruego que me
excuses. Otro dijo: He comprado cinco yuntas de bueyes y voy a
probarlos. Te ruego que me excuses. Lc 14:18-20
Introducción: “Se cuenta la historia de un hombre a quien le
habían hablado de Cristo desde toda su vida. Cuando era niño
dijo: Soy demasiado infantil para seguir a Cristo; cuando fue
joven, dijo: Prefiero disfrutar de mi juventud; cuando ya fue
adulto dijo: Estoy demasiado ocupado para esto; hasta que un
día estando a punto de morir dijo, Creo que es demasiado tarde
para seguir a Cristo”.

El tiempo no pasa en vano; nuestra vida es una sola, no existe
la reencarnación, (Job 14:1-2). En el texto leído, vemos que
Jesús ilustra la experiencia del llamado de Dios rechazado por
muchas personas con la historia de un hombre que preparó una
gran cena y convidó a muchos, pero al llegar la hora de la cena
todos los que fueron invitados comenzaron a excusarse, por lo
cual perdieron la bendición de participar de la cena. (V. 24)
Así muchos hoy pierden las bendiciones de Dios por muchas
cosas que ellos consideran que son más importantes.
Veamos Algunas Razones Por Las Cuales Muchos No Siguen A
Cristo:

1. Por Las Ataduras Terrenales. (V.18)
 Lot y su familia casi perecieron por estar en Sodoma. (Gn.
19:16). Una ciudad pervertida e inmoral.
 Por causa de vicios tales como: cigarrillo, drogas, licor, y
juegos.
 No debemos poner nuestra confianza en las cosas terrenales
sino en Dios. (Col. 3:1- 2)
 Las cosas materiales son necesarias pero no debemos
permitir que ellas se constituyan en ataduras.

2. Por Compromisos De Trabajo. (V.19)
 Dios es el primero que desea que todos trabajemos. Gn.
2:19-20; Él le dijo a Adán: Del sudor de tu rostro comerás,
Pablo exhortó a los hermanos ociosos y a los de poco
animo que trabajasen, y el que no quiera trabajar que no
coma (2 Tes. 3:10).
 No debemos descuidar el trabajo, pero cuando
presentamos los compromisos de trabajos como excusas
para no servir a Cristo. Nos metemos en problemas con
Dios (Mt. 6:33-34)
 Cuando actuamos de esta manera dejamos de disfrutar de
las bendiciones de nuestro Padre Celestial.

3. Por Preocupaciones Familiares. (V. 20)
 Dios instituyó la familia. (2 Cor. 6:18). Es una locura
llevar una relación familiar a sus espaldas.
 Muchos se dejan absolver por las tensiones familiares y
esto lo colocan como un impedimento (Mt. 8:21; Lc.
9:61). Otros usan los hijos pequeños como excusas, pero

los hijos no son estorbos, son bendiciones de Dios en
nuestras vidas.

Es de suma importancia entender que ninguna de estas excusas
son validas ante Dios, porque él debe estar por encima de ellas,
pero si queremos obedecer a su Palabra, necesitamos darle el
lugar de honrar en nuestras vidas y recibir a Jesucristo como
nuestro Señor Y Salvador personal.

DECLARACIÓN: Renuncio a todas las excusas infundadas y
determino seguir a Cristo cueste lo que cueste, esta es mi
decisión.